© 2018 www.teayudoaeducar.com by Javier Berrio de Haro, 

Murcia

December 15, 2017

September 18, 2017

July 12, 2016

December 14, 2015

Please reload

Artículos recientes

La paga semanal

18-Sep-2017

Al educar a nuestros hijos nos planteamos continuamente infinidad de cuestiones. Una de ellas, más común aún con la llegada del colegio, es el tema de la paga o asignación semanal.

 

En este post voy a daros respuestas a  preguntas que pueden surgir si os planteáis darles o no paga a vuestros hijos. 

 

¿ES BUENO DARLES PAGA SEMANAL? Ésta suele ser la primera cuestión que aparece. Definitivamente . Darles paga puede ser algo muy educativo y positivo para vuestros hijos. Les puede ayudar a planificarse, a valorar las cosas y el esfuerzo que supone conseguirlas, a aprender a gestionar el dinero o a ser más responsables y autónomos.

 

Sin embargo, en muchas ocasiones darles paga no resulta tan sano como parece. Se gastan el dinero en “chorradas”, no ahorran, piden más dinero constantemente porque “tengo que ir al cine y no me llega”, e incluso mucho peor, gastándoselo en alcohol y tabaco. 

 

Vía www.farodevigo.es

 

¿Porqué pasa de ser algo educativo a algo tan negativo? La respuesta es simple. Para que se dé ese valor pedagógico y darles paga sea algo sano y positivo, debemos llevar a cabo otras acciones que habitualmente olvidamos, siendo éstas las que provocan la mala gestión de la paga. 

 

Estas acciones que han de acompañar a la “paga semanal” tienen que llevarse a cabo en diferentes momentos del desarrollo de vuestros hijos y son las siguientes:

 

1º ¡ANTES! Cuando son pequeños tenemos que procurar ofrecer una base pedagógica que contemple estas tres premisas:

 

a) Los reforzadores que usamos con nuestros hijos deben ser sociales.  Muchas familias son dadas a dar premios (regalos o dinero), así lo único que conseguimos es que sólo valoren el hacer las cosas a cambio de algo material (niños a los que sólo parece motivarles los regalos y que quieren todo de inmediato). Es mucho más acertado usar reforzadores sociales como un abrazo, valorar lo que han hecho, una sonrisa, reconocimiento ante los demás… y siempre, siempre expresándoles lo felices que nos ha hecho su comportamiento. 


b) No debemos premiar el que realicen sus tareas, PORQUE SON SUS TAREAS. ¿Queremos reforzar algo? Su esfuerzo, su buena actitud, que sea altruista, que colabore y ayude a los demás, que sea agradecido, etc. Pero jamás hacerles regalos por hacer sus deberes o recoger su cuarto.

 

c) Tienen que aprender  a valorar las cosas. ¿Cómo? Enseñándoles a ser agradecidos, a alabar lo que les gusta de los demás, a entender el esfuerzo y el trabajo que cuesta que ellos tengan esas zapatillas que tanto les gusta,  etc.

 Es más fácil que un niño con muchísimos juguetes no los valore ni

se sienta afortunado por tenerlos 

 

2º ¡EN EL MOMENTO! Al darles la paga tenemos que realizar un "contrato" con ellos (verbal o, mejor aún, escrito) que recoja aspectos como cuánto y cuándo se le va a dar, a partir de ahora, qué gastos debe afrontar él con su paga, y, especialmente, qué obligaciones tiene para recibir esa paga. 

 

¿Cómo? ¿Tiene que hacer algo para tener paga semanal? Por supuesto. Si uno de los objetivos prioritarios de educar es preparar para la vida adulta, que mejor que entiendan que los adultos tienen trabajos y que su sueldo depende de cómo lo lleven a cabo. Partiendo de esta base, si ellos quieren una paga semanal deberán demostrar que son responsables cumpliendo con sus obligaciones.

 

3º ¡DESPUÉS! Una vez hemos sentado unas buenas bases cuando son pequeños para que sean responsables y valoren lo que tienen, después de haber realizado este contrato con las "reglas del juego" viene un tercer aspecto fundamental: enseñarles a gestionar el dinero y controlar el buen uso de éste. 

 

De modo que no se trata de darles su paga y olvidarnos. Tenemos que "acompañarles" y seguir educándoles. ¿Cómo? Enseñándoles a controlar sus gastos (apuntándolos en una libreta, por ejemplo), a planificarse  por si quieren comprar algo a medio/largo plazo, pero, sobretodo, supervisando en qué gastan el dinero.

 

Hay muchas formas de supervisar este gasto, como por ejemplo, las tarjetas monedero, donde quedan reflejados los movimientos siendo incluso necesario que los padres acepten el que sus hijos puedan sacar su dinero  o hacer pagos superiores a una cantidad determinada. ¿Y si no queremos que lleven tarjeta? También tenemos una pulsera con la que pueden hacer pagos en comercios, cines, restaurantes, etc.

 

En resumen, la paga semanal tiene puntos muy positivos a nivel educativo, sin embargo, para que estos se den, nosotros los adultos, debemos ser también responsables y una parte implicada en el proceso, preocupándonos por supervisarles y enseñarles a usarlo correctamente. De esta forma conseguiremos que nuestros hijos gestionen bien su paga, además de potenciar su autonomía y responsabilidad.

 

El jueves continuaremos con este tema en un nuevo post en el que hablaremos sobre cuándo empezar a dar la paga y de cuánto debería ser.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Sigue el blog
Please reload

Buscar por meses
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square